¡Un viaje de sueños!… Primer destino: Madrid… La Almudena

Por: Hermana María Teresa del Amor de Dios, SMADIP

EL EMISARITO, 07-09-2018- Nuestra vida, cargada de historias, ires y venires; por muchas y muy variadas circunstancias, a veces llegan a ella situaciones, dolores y alegrías que van marcando nuestro paso por la vida; pero la verdad, en cada una de ellas, alegres o tristes, hay una huella, una impronta imborrable que es el Amor de Dios. Es así, que en los dolores nos ha acompañado y sostenido, pero también en esos momentos gratos. Es bello saber que en todo y con todo Él está ahí. Nuestro Señor, que acompaña cada pasó y también en su inmensa Ternura, a veces nos guía a destinos insospechados y nos lleva a cumplir sueños.

Uno de estos sueños es el que trataré de relatar en: “Un Viaje de sueños”.

Primera etapa: Después de 10 horas de vuelo y de habernos ya instalado en un acogedor aparta-hotel de las afueras de Madrid, fuimos al corazón de la ciudad a visitar a nuestra Madre… Poder estar a los pies de la Virgencita de la Almudena y justo iniciando su año jubilar: “El 15 de junio de 1993, San Juan Pablo II vino a Madrid para dedicar la catedral de Santa María la Real de la Almudena, que había tardado más de un siglo en levantarse. Con motivo del 25 aniversario del templo, el Vaticano ha concedido un Año Jubilar Mariano, que se prolongará del 15 de junio de 2018 al 15 de junio de 2019”.

Una gracia sobre otra gracia: una Bella cita nos ponía nuestra Madre del Cielo en la Almudena: La Virgen de la Fortaleza… y allí las intenciones por nuestro Fundador Padre Mario Ricardo Herrera, M.S.A, los Hijos, las Hijas, las Seglares y  los laicos Misioneros el Amor del Divino Infante de Praga (MADIP); todos puestos a los pies de nuestra Madre del Cielo.

"Jesús Pobre y Mendigo" - Foto: Sonia Trujillo
“Jesús Pobre y Mendigo” – Foto: Sonia Trujillo

En esta Catedral, situada en el corazón de Madrid, frente al palacio Real. Allí  encontramos grandes tesoros; a más de su majestuosidad, bella fachada con grandes imágenes de Ángeles y de santos como San Pedro, esto al exterior en la Plaza frente al Palacio. En la Almudena está el Mayor Tesoro: El  Santísimo, en  una preciosa capilla lateral, al interior, con un bello mosaico dorado y del mismo mosaico bellas imágenes con distintos pasajes de Jesús y de la historia de la salvación. Lugar de recogimiento que invita a la oración. Otro gran tesoro es la reliquia de Su Santidad San Juan Pablo II, situada al costado izquierdo de la escalera que lleva a nuestra Madre santísima de la Almudena, amada y venerada por miles de visitantes en este su año jubilar.

En la parte exterior, antes de entrar a la Catedral, por la calle Bailen, en una banca: “Jesús pobre y mendigo”; bella escultura con la imagen al tamaño natural de Jesús acostado en una banca, solo sobresalen sus pies y en ellos las huellas de los clavos, una invitación  a encontrarlo en los miles de mendigos que deambulan por las calles de las grandes ciudades.

Catedral de la Almudena… Allí a los pies de nuestra Madre Santísima, Virgen de la Fortaleza, cumplimos una cita, nos pudimos reunir, participar en la Eucaristía en la que algunas damas madrileñas se consagraban a nuestra Madre y compartían con nosotras una bella medalla conmemorativa; allí pudimos orar, pedir, interceder, acompañar, alegrarnos y recibir una bella bendición para inicia nuestro peregrinar, en un viaje de sueños de la mano del Niño Jesús de Praga.

Gracias Madre nuestra por esta reunión en la gracia de tu maternal cuidado, en ti confiamos y a tus pies ponemos nuestras intenciones, nuestra vida y nuestro corazón aquellos por los que pedimos, al igual que este viaje en el que nos regalas un sueño hecho con tu Amor y Ternura y tejido en el corazón de Europa de la mano de tu Hijito, el Divino Infante. ¡Gracias mamá! ¡Dile que lo Amo!

 

 

Gracias por difundir el mensaje de EL EMISARITO

Be the first to comment

Leave a Reply